Los lácteos, la lactosa y la lactasa y sus 3 diferencias

Los lácteos, la lactosa y la lactasa y sus 3 diferencias

Según Fran Sabas en su libro Nutrición Emocional:

Los lácteos tienen un azúcar natural que se llama lactosa, la cual se digiere a través de la enzima lactasa.

Esta es la principal diferencia entre los lácteos, la lactosa y la lactasa.

Otra diferencia que podríamos destacar es que muchas personas tienen déficit de esta enzima (lactasa) en su sistema digestivo y los lácteos les producen gases, distención abdominal y, algunos otros casos más extremos, vómitos y diarreas. 

Por otra parte la enzima lactasa se creo químicamente y se agrega a los lácteos sin lactosa, tal como indica la autora a continuación:

 “Químicamente se creó la enzima lactasa que venden en las farmacias, y éste es el componente que le agregan a los lácteos sin lactosa. Realmente deberían llamarse lácteos con lactasa, pero en este mundo de las dietas el «sin» vende más que el «con». De hecho, muchos creen que solamente por ser un lácteo sin lactosa ya es algo light, pero esto dista mucho de la realidad: es un lácteo igual que cualquiera, pero con un producto químico agregado.” 

La autora destaca que si estás acostumbrado a los lácteos animales y no tienes ninguna intolerancia, es primordial mejorar el resto de los hábitos, como horarios, frecuencia entre comidas, calidad de alimentos, evitar alimentos refinados, azúcares simples, frituras, etc.

¿Cuál es la diferencia entre un lácteo desnatado o entero?

Lo que hace la industria es juntar todos los litros de leche, sacarle toda la nata y dejarla con un 0 por ciento de materia grasa. 

“Imaginemos que tenemos tres litros de leche con un 0 por ciento de materia grasa. Separan un litro y le agregan 18 gramos de la nata que sacaron; con esto consiguen un 18 por ciento de materia grasa en la leche, lo que se considera leche semidesnatada. Es decir, cuando te sirves un vaso de esta leche semidesnatada, prácticamente un quinto del vaso es sólo grasa. Ahora piensa que tomamos otro litro de la leche 0 por ciento y le agregamos 36 gramos de grasa, es decir, de nata, consiguiendo así una leche con un 36 por ciento de materia grasa, esto sería la leche entera. Imagínate entonces que un vaso de leche entera es más de un tercio de grasa.”

Sabas explica que la grasa que se retira de las leches y no se vuelve a agregar es con la que hacen los quesos amarillos, mantequillas, cremas, natas, etc. Esta grasa de las leches es grasa saturada, por tanto, no es una rasa saludable ni necesaria para nuestro cuerpo.

Recomendaciones de Vegliv.es

La escritora también destaca algunas consideraciones importantes a tener en cuenta sobre el tema de las leches vegetales.

  • En principio indica que existen de muchos tipos: soja, avena, coco, avellanas, nuez, almendras, arroz, etcétera
  • Recomienda comprar las que vienen sin azúcar añadido. Tendrán el azúcar natural del alimento, pero lee la lista de ingredientes y fíjate en que no contengan azúcar añadida.
  • Considera que es mucho mejor que sean orgánicos.

Ahora bien, es muy común que existan muchas dudas sobre la relación que pueda existir entre la falta de proteínas en el consumo de alimentos o bebidas de origen vegetal.

¿Hay déficit proteico por tomar leches vegetales?

En cuanto a este tema, la Dra. Miriam Ruiz en su libro “Alimenta tu salud”, indica que es muy importante destacar que no tendrás déficit proteico por tomar leches vegetales y no animales. 

 “La leche y los productos lácteos no son imprescindibles para una alimentación saludable. Si te sientan bien y nunca te han dado problemas, puedes seguir tomándolos con tranquilidad como un complemento de tu alimentación. Pero, si no te sientan bien, puedes prescindir de ellos.

Carrito de compra